On Your Side
Every Step Of The Way

Attorney Amanda Gallegos Headshot

3 aspectos a considerar en un plan de convivencia

On Behalf of | Nov 25, 2022 | Custodia

Al igual que para los padres, la prioridad de las autoridades frente a un divorcio o separación es garantizar el bienestar de los niños involucrados. Por tal, uno de los primeros retos a enfrentar en un proceso legal es la posibilidad de hablar con el padre o la madre para llegar a acuerdos sobre cómo ejercer sus derechos respecto a sus hijos y seguir presentes en cada etapa de sus vidas.

¿Qué dice la ley al respecto?

De acuerdo con la sección 153.007 del Código Familiar de Texas, se pide a ambos padres a llegar a un acuerdo amigable (enlace en inglés) sobre cómo se realizarán las convivencias con el menor. La propuesta de plan de convivencia será sometida a revisión del juez para verificar que dicho escrito en verdad considera y cuida de los intereses del menor. De lo contrario, se pedirá a los padres que revisen los aspectos señalados para adecuarlo a la medida de las necesidades de sus hijos.

Pautas para desarrollar un plan

La realidad es que la legislación busca hacer la elaboración del plan lo más sencillo posible y establece ciertas reglas a considerar, y que se basan en aspectos como:

  • La distancia a la que viven los padres. Por ejemplo, si los padres viven a 50 millas de distancia, el padre no custodio podría pasar por el menor para pasar el fin de semana el primer, tercer y quinto viernes del mes. Si la distancia es de más de 100 millas, se podría proponer que el padre o madre no custodio elija un fin de semana al mes.
  • La edad del menor. Si el menor tiene 12 años o más, se tomarán en cuenta sus deseos, por ejemplo, sobre con quién quiere vivir. Por el contrario, si el menor tiene menos de 3 años, las cortes considerarán aspectos como las necesidades físicas, médicas, físicas y de desarrollo del menor, entre otras.
  • Las circunstancias de cada padre.

Más allá de la normativa

Los acuerdos a nivel judicial son tan solo una parte que definirá el día al día de una nueva familia. La otra pieza fundamental es la comunicación entre ambos padres respecto a los asuntos y necesidades cotidianas de sus hijos. En este sentido, puede que sea razonable redescubrir el modo de llegar acuerdos y trabajar en conjunto (enlace en inglés) por el bienestar de los menores.

Al definir un proceso que marcará cómo será la dinámica familiar, entender las opciones (enlace en inglés) que ofrece la normativa le ayudará a tener un panorama más amplio sobre lo que puede esperar, cómo se pueden cubrir las necesidades de sus hijos, al igual que considerar su situación y necesidades propias como progenitor. Es importante mencionar que cada caso es único, y en los que existen antecedentes de violencia es muy probable que se descarte la opción del diálogo.

Comenzar una etapa nueva como familia puede ser confuso, difícil y doloroso. Sin embargo, la asesoría correcta y oportuna tanto a nivel jurídico como emocional, además de establecer reglas claras para todos los involucrados, puede ayudar a crear caminos distintos para la resolución de conflictos.